20 mar. 2008

Algo de historia...

Recuerdo que hace algunos años, yo padecí de depresión. Es interesante el pensar enesa época de mi vida, sentía que nada tenía sentido, odiaba esta en el colegio,odiaba ver a mis padres, odiaba todo lo que yo era. Sentía que la vida no tenía sentido y que yo estaba en un mundo donde no había espacio para alguien como yo. Y sí, no lo puedo negar, en algunos momentos deseaba no existir, no haber nacido, no tener que despertar cada día y ver a todas esas personas que simplemente hacían mi vida más difícil de lo que ya era.
Depresión, es un estado difícil de describir, simplemente no tienes energía ni ganas de hacer algo, lo único que quieres es estar solo y pensar. Esos días, yo casi no comía, tan solo estudiaba horas extra para no pensar en todo lo demás. Debo reconocer que esto le hizo bien a mis notas en el colegio, sin embargo, era un precio muy alto considerando el daño emocional por el cual pasé.
Entonces, en medio de mis pensamientos, hoy recapacitaba un poco y se me vino algo a la cabeza, pues bien, si con ese grado de depresión que sentía ese desespero y abandono, nunca intenté suicidarme, ¿cómo es el grado de depresión de aquellos que han atentado contra sus vidas?... ¿qué hay en sus cabezas que sientes que la muerte es su única salida?

No hay comentarios: