6 feb. 2008

Secretos Ocultos
Muchos hombres morirían por sus ojos, sin embargo, esa seducción no es simplemente por feminidad, más bien la experiencia de esas noches remuneradas de pasión. Ella se oculta de sus propios pecados, se aleja de su condición mundana. Ese cabello recogido es como un casco que le ayuda a no pensar, a hacer su trabajo día a día sin derrumbarse. La frente el blanca, brillante como la luna, la luna que es su sol, el sol que la acompaña en la agonía. La belleza es exterior. Detrás de su piel perfecta sólo hay gusanos y lombrices que poco a poco la consumen y ¿qué decir del agua? La cual oculta todas esas emociones, y sí las oculta! Pero no de sí misma. Su reflejo en ese espejo natural le recuerda día a día que ella se convirtió en un monstruo excepcional.

No hay comentarios: